La entrevista de Melanie

La entrevista de Melanie

Hola Melanie, ¿podrías presentarte en pocas palabras?


Hola, me llamo Mélanie, tengo 22 años, vivo en un pequeño pueblo llamado Marignier en Haute-Savoie. Soy estudiante de Ingeniería de la Salud en Grenoble con el objetivo de, quizás, curar algún día la diabetes. De hecho, ya he realizado unas prácticas con un equipo de investigadores de la diabetes que están trabajando en la posibilidad de hacer trasplantes de islotes sin tener que tomar inmunosupresores.

¿Cuándo se le diagnosticó la diabetes? ¿Qué recuerda del primer periodo tras el diagnóstico?


Tenía 12 años, fue muy difícil para la gente que me rodeaba, especialmente para mi madre, que estaba muy preocupada y que me apoyaba mucho. Tuvo que venir por la noche a las 00:00 y a las 4:00 para darme dextros. Tuvimos que organizarnos de manera completamente diferente para la escuela y las comidas. No tenía bomba y tenía que respetar los carbohidratos programados con la dietista y los horarios de cada comida. Recuerdo que hace 10 años era difícil encontrar alimentos sin azúcares añadidos, mientras que ahora hay mucha más oferta.

La diabetes sigue siendo poco conocida por el público en general. ¿Cómo explicaría a alguien qué es la diabetes y cómo afecta a su vida diaria?


Existen tres tipos de diabetes: la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional. Tengo diabetes tipo 1 desde hace 10 años. Es una enfermedad autoinmune crónica (es decir, de por vida) (causada por mis anticuerpos que atacan a mi páncreas). Es el páncreas el que regula el nivel de azúcar en la sangre y suministra carbohidratos a los órganos y músculos gracias a una hormona: la insulina. Como el páncreas de los diabéticos de tipo 1 ya no funciona, hay que inyectar insulina "rápida" en cada comida, que actúa durante 2 horas, y "lenta" por la noche, que actúa durante 24 horas. La diabetes forma parte de mi vida, ya que tengo que vigilar constantemente que mi nivel de azúcar en sangre esté dentro de los límites previstos, tengo que acordarme de llevar mis insulinas y todo lo que conlleva la diabetes, tengo que calcular los carbohidratos que como y planificar mi día para que no me pille desprevenida.

¿La noción preconcebida que estás desesperado por desmentir?


Como mucha gente, mis padres y yo pensábamos que la diabetes era sólo una enfermedad de los ancianos o de los obesos. Con el tiempo he conocido a diabéticos de todas las edades, a veces incluso a bebés. Me gustaría que la gente dejara de pensar que la diabetes es sinónimo de comida basura o de un mal estilo de vida. Además, muchos jóvenes de mi entorno piensan que como la diabetes es una enfermedad que no se ve (salvo con el sensor y el omnipod) entonces necesariamente "no es tan difícil, hay enfermedades peores". Sí, efectivamente, hay cosas peores, pero sigue siendo una carga mental día y noche, incluidos los días festivos y los fines de semana, y es una enfermedad viciosa que puede causar graves daños a largo plazo.

Cuéntanos una anécdota positiva o divertida sobre tu diabetes.


Para conseguir mis prácticas en el sector de la investigación sobre la diabetes no dudé en mencionar que era diabética en mi carta de solicitud y que mi sueño era ser investigadora sobre la diabetes, y me aceptaron inmediatamente (gracias a la diabetes).

¿Qué consejo le daría a alguien a quien le acaban de diagnosticar diabetes?


Le diría que la vida sigue, que es fundamental seguir viviendo como hasta ahora, no dejar de hacer deporte, salir, etc. Es imprescindible que sigas el tratamiento con seriedad porque es lo que te mantiene vivo, pero si un día te resulta demasiado difícil, no debes tener miedo de dejarlo por un tiempo para volver a la pista. Le diría que no hay que perder la esperanza porque la ciencia cada vez avanza más y la calidad de vida de los diabéticos va mejorando con los años. No debemos olvidar que hace un siglo sólo los diabéticos de tipo 1 morían de hiperglucemia, mientras que hoy podemos esperar vivir tanto como las personas que no están enfermas.

Kaio-Dia se creó porque muchos accesorios eran aburridos, de mala calidad o incómodos. Nos gustaría mucho seguir cambiando esto, como ya hemos empezado a hacer. Para ello, nos gustaría saber qué necesita, qué le gusta, qué no le gusta o qué echa de menos en su vida diaria.


Antes de cambiar al omnipod tenía una bomba con tubo. Solía ponerme la bomba en el sujetador cuando llevaba un vestido o cuando no tenía bolsillos en los pantalones. Es cierto que estaría bien crear sujetadores o sostenes que pudieran sujetar las bombas de forma discreta y cómoda. Para el omnipodio o el sensor, los pongo sobre todo en los brazos. Estaría bien crear diademas con almohadillas para protegerse de los golpes contra las puertas o las personas. Y para que sea más cómodo por la noche si duermes en él, por ejemplo.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Buscar nuestro sitio

Carrito de compra